Valer la pena

Blog de Susana Cella

Nombre: S.C.
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

21.7.06

SABBATH Y BLIZTKRIEG


Detalles delicadamente explicados esta misma semana en un canal de televisión de cable por un grupo de personas al parecer entendidas en religión que reflexionaban sobre el significado profundo y espiritual de las pacíficas reuniones tradicionales

Los hijos de Israel maquinaron muchas cosas inconvenientes contra Yavé, su Dios... Cometieron maldades, provocando a Yavé. Sirvieron a sus repugnantes ídolos a pesar de que Yavé les había dicho: "ustedes no deben hacer tal cosa". Reyes II, 9, 11-12
La preparación del Sabbath. Un mantel blanco, por lo menos, dos velas prendidas, y el olor de las cosas limpias y ordenadas, lo que se ha de tomar y comer y, siempre, la llama de las velas irradiando luz. Precisamente todo lo que se les niega y se les destruye a otras casas similares, con su gente incluida que también, iba a sentarse a su cena, a habitar su casa. No hay forma de argumentar que pueda juntar la Blitzkrieg y el Sabbath, salvo ser orgulloso sirviente de un becerro de oro que pide se le rindan en sacrificio las muestres de los subhumanos, si es posible antes de que salgan del vientre de su madre, o de chiquititos, no sea cosa de que crezcan y quieran tener también su mesa, su parte de aire y tierra, su agua y sus calles, sus ciudades y sus celebraciones propias.

¿Cuántas veces Yavé castigó la impiedad de su pueblo?
¿Será este su peor castigo? ¿Haberlos hecho iguales a ellos? A los nazis. Iguales pisando, iguales quemando, iguales emplazando garras, humo negro, espanto. Iguales en la soberbia y en la obsecuencia, sirviendo a un emperador ante el cual cualquiera de los romanos, hasta Calígula, parece poco menos que un chico travieso.
Nota: La comparación, obvia, se diría, se puede leer en forma detallada en
American Caligula, de Raymond Ponziny
http://www.retortmagazine.com/content/06.04/id_article_ponziny.htm